Una nueva #MesaCompartida de la mano de Stella Artois

En su más reciente edición, el ciclo de Stella Artois que busca conectar a los comensales con experiencias culinarias inolvidables en lugares no convencionales nos llevó a disfrutar de un increíble menú de pasos elaborado por Alejandro Féraud e Ignacio Trotta en el museo de la Colección Fortabat.

por MÁXIMO PEREYRA IRAOLA


Mesas grandes, llenas de gente, clima de reunión de amigos y mucha cerveza: Stella Artois clásica para algunos, Stella Artois Noire para otros. En el medio, platos que van y vienen estallando de color, sabor, textura y perfume; las expertas manos de Alejandro Féraud, chef de Alo's Bistro, e Ignacio Trotta, chef de Bestia, se vinieron desde sus restaurantes de Zona Norte hasta Puerto Madero para deleitarnos con un menú cuya perfección es solo completada con un buen chalice de cerveza fría.

Mesa Compartida invita a vivir noches en lugares inusuales de la ciudad, a mitad de semana, en un ambiente cálido y sin pretensiones innecesarias, y probando la gastronomía de cocineros jóvenes y cancheros. En este caso, además, Féraud y Trotta son grandes amigos, y la sincronía y complicidad de quienes se divierten cocinando juntos se notó en cada paso de la carta, repleta de productos frescos y de estación.

Después de recorrer la impresionante colección del museo y de una recepción con empanadas de chancho frito y croquetas de papa y panceta-kimchi, pasamos a las mesas compartidas que dan nombre al ciclo, donde los platos llegaron inmensos y pensados, nuevamente, para compartir. Cuchareando y tenedoreando fuimos degustando un manjar detrás de otro: espárragos con holandesa, huevo de codorniz y cebolla frita; pan de masa madre horneado a leña con paté y pickles de pera; tomates ahumados con burrata y polvo de queso; berenjenas especiadas con ricotta casera, hierbas y almendras; trucha curada con hinojo y jugo de manzana; goulash de ciervo con spatzle y avellanas; pollo frito num n' hot; y una inolvidable costilla de vaca ahumada con rábano picante, berro y limón.

De postre, acercándonos a una partida que nos costó porque la situación invitaba a quedarse varias horas más, comimos frutillas con aceto balsámico, yogurt y albahaca, y un imponente flan de dulce de leche con cremoso de chocolate y crumble de leche.

Stella Artois sigue sorprendiéndonos con cada Mesa Compartida, y regalándonos experiencias únicas y nuevas amistades, de esas que surgen de pasar buenos momentos juntos. Esperaremos el próximo encuentro ansiosos y tomando la mejor cerveza.

Mesa Compartida cuenta con cupos limitados. Para acceder a la compra de un ticket, que incluye el menú completo acompañado de Stella Artois, se debe acceder a www.mesacompartida.com.ar.

Valoración

Asignar un puntaje a esta nota:

4.8

GOOD

Comentarios