Visitamos Azul Profundo, institución del sushi y la buena comida en Buenos Aires

Recorremos algunos de los mejores puntos de la carta de uno de los mejores restaurantes de comida oriental y mediterránea de la ciudad.

por MÁXIMO PEREYRA IRAOLA

Azul Profundo nació hace nada menos que 25 años en la esquina de Báez y Arévalo, cuando Cañitas todavía no era Cañitas y la escena del sushi en Buenos Aires era jovencísima y muy diferente. Apenas tres años después desembarcaron en Retiro, en la distinguida avenida Libertador, y desde entonces se convirtieron en un ícono de la zona. La propuesta fue siempre clara: comida de fusión oriental y mediterránea, con opciones variadas y una especial atención al gusto de los comensales, cuyas sugerencias y tendencias influyen a la hora de incorporar novedades y cambios de carta.


De la mano de Ezequiel Salese, su propietario, y un gran equipo dentro y fuera de la cocina tanto en el turno del mediodía como en el de la noche, Azul Profundo fue creciendo, renovándose y expandiéndose hasta brindar servicios de catering y hasta uno de sushiman a domicilio, que se llama "Azul profundo en tu casa" y que se suma a la ya aplaudida propuesta de delivery del restaurante.


"Fuimos uno de los primeros restaurantes de cocina fusión en Buenos Aires", cuenta Ezequiel, y agrega: "Tenemos clientes fijos y habitués desde hace años, que son amigos de la casa. Saben que acá van a comer bien, que van a comer diferente, y que van a disfrutar de los servicios que ofrecemos, como el valet parking o los eventos especiales".


Los eventos que menciona son varios: por un lado, hay DJs en vivo los jueves y sábados, y los miércoles hay shows de jazz y electrotango, una veta musical que va a tomar más fuerza con la próxima inauguración de un espacio con reservados y club de jazz en el subsuelo del lugar. Además tienen acuerdos especiales con bancos y bodegas, por lo que organizan degustaciones y noches exclusivas para clientes. Todas estas cosas hacen que el lugar esté lleno de noche y de día, con un público variado y compuesto en muchos casos por turistas que pasean o se hospedan en la zona.


¡Todavía no hablamos de la comida! Aceptamos las recomendaciones de Ezequiel, y hacemos bien: la entrada, el plato principal y el postre están entre sus preferidos, y son además algunos de los más pedidos por los comensales. Van saliendo de la cocina acompañados por Nicolás Zaccardi, el chef, quien estudió en el IAG, se formó en las cocinas de Mugaritz y Martín Berasategui en España, y luego volvió para enaltecer la gastronomía de Azul Profundo. En su cocina usa todo tipo de pescados, en su mayoría marplatenses, y carnes de distintos lugares del país.


La entrada es un Sashimi Azul Profundo, estrella de la casa: pulpo, atún rojo, pesca blanca y salmón. Los pescados, por supuesto fresquísimos, llegan tres veces por semana dese Mar del Plata. Varias piezas, un poco de wasabi picantito y un gran protagonismo del pescado, con alguna que otra semilla de sésamo y salsitas, pero no mucho más.


Gran prólogo para el plato principal, un impresionante ojo de bife de 600 gramos que pasa un rato en el horno y termina en el Kamado del restaurante, que le da un gusto ahumado exquisito. Nicolás recomienda pedirlo con papas, que son muy ricas pero de nuevo: el foco está claramente puesto en el sabor de la proteína, que tiene un poco de romero, un poco de ajo, y después sabor a carne, como debe ser.


El postre es un volcán de dulce de leche, tremendo, que llega a la mesa con un tranquilo helado de vainilla, para contrastar más en temperatura y textura que en gusto. Toda la cocina que probamos en Azul Profundo es balanceada, inteligente y honesta, sin artificios que distraigan de lo importante: la experiencia y el sabor.



www.azul-profundo.com.ar

+5411-4393-4747 / 4312-2910

Abierto de domingo a viernes de 12:00 a 00:00 hs y los sábados de 18:00 a 00:00 hs.

Valoración

Asignar un puntaje a esta nota:

2

GOOD

Comentarios