Ranking Cuisine: 4 vinos para procrastinar

La procrastinación es el acto de aplazar tareas o responsabilidades por otras actividades que nos resultan más gratificantes. Una palabra nueva para un viejo hábito. Y que no se malentienda, acá no hablamos del “ocio creativo”; lo que se busca es un estado tan hedonista como improductivo. En Cuisine hacemos una defensa de este mal posmoderno y te recomendamos cuatro vinos para huir (un ratito) de los deberes cotidianos.

por ANA PAULA ARIAS





MIRAS JOVEN SEMILLÓN

(MIRAS - GENERAL ROCA, RÍO NEGRO) (91 PTS.)

Cuando dejás para mañana lo que podrías hacer hoy, no hay nada como ponerse las pantuflas y descorchar un vino. Este Semillón es una excelente manera de conocer los blancos del Sur. Es fresco, moderno y resulta ideal para tener a mano en la heladera cuando pasás un rato con vos mismo. 







DOÑA PAULA BLUE EDITION

(DOÑA PAULA - VALLE DE UCO, MENDOZA) (93 PTS.)

La combinación de tres cepas afines entre sí como lo son el Malbec, el Pinot Noir y el Bonarda da como resultado un vino suave y delicado, para beber en cualquier momento. Sirve para acompañar una cena como amigos, pero también para pasar la tardecita viendo ofertas del Hot Sale que jamás comprarás.





DESQUICIADO CABERNET FRANC

(DESQUICIADO WINES - VALLE DE UCO, MENDOZA) (94 PTS.)

Un vino delicioso y sofisticado para la gente de a pie que busca pasarla bien, ¿es un concepto contradictorio? No, es la creación de Gonzalo Tamagnini y Martín Sesto: un tinto jugoso y entrador que sirve para acompañarte en el momento epicúreo de tu semana.





MUMM CUVEÉ RESERVE EXTRA BRUT

(MUMM - VALLE DE UCO Y SAN RAFAEL, MENDOZA)

Si la procrastinación te da culpa, este espumante aparece como un antídoto infalible. La propuesta de Mumm para todo el año es un cóctel fácil, con azúcar, lima y hierbabuena, en vaso corto. Una buena manera de salirse de la rutina, juntarse con amigos y retomar fuerzas para las obligaciones del día siguiente.





Categoría Vinos

Comentarios