Ranking Cuisine: 4 vinos para acompañar postres argentinos

Nos encanta excusarnos en las fechas patrias para indagar sobre la gastronomía autóctona, y es un placer encontrarnos con cientos de recetas que maridan a la perfección con nuestros tintos. Guisos, carnes asadas o empanadas, son ideales para domar los taninos del Malbec argentino. Pero, ¿qué pasa con los postres? ¿Qué pasa si la sobremesa se alarga y se retrasan los mates? Desde Cuisine pensamos en cuatro vinos para prolongar la mesa del feriado y acompañar algunos dulces argentinos.


por ANA PAULA ARIAS



SAURUS PINOT NOIR TARDÍO
(SCHROEDER - SAN PATRICIO DEL CHAÑAR, NEUQUÉN) (92 PTS.)

El Pinot Noir dulce es una rareza en nuestro mercado, y un lujo que se da la bodega Schroeder, especialistas en la cepa. Con notas de frutos rojos maduros y algo especiado, este tinto nos da la pauta de que el estilo no está agotado y que, muy por el contrario, todavía hay lugar para dulces distintos. 

MARIDA CON: Colaciones de dulce de leche.

Esa especie de alfajorcito de una tapa salada, dulce de leche y baño de glasé es un souvenir obligado cuando volvemos de Córdoba. Si tenemos suerte, lo podemos encontrar en alguna panadería cercana y probarlo junto a un tinto tardío, apenas fresco.



 

MARÍA CODORNIÚ DULCE

(SÉPTIMA - VALLE DE UCO, MENDOZA) (92 PTS.)

El espumante dulce suele ser un poco vapuleado por el esnobismo gourmand, sin embargo es un producto sumamente amigable y versátil. La pata argenta de Grupo Codorníu hizo este espumoso apenas dulce que funciona perfectamente para terminar una comida bien arriba. 

MARIDA CON: Pastelitos de membrillo.

Hace un tiempo te lo dijimos y hoy lo confirmamos: el maridaje obligado de los pastelitos es el espumante. La crocancia y dulzor ácido del membrillo armoniza con las burbujas de manera sorprendente.



 

HENRY COSECHA TARDÍA

(LAGARDE - LUJÁN DE CUYO, MENDOZA) (95 PTS.)

Cuando la comilona se extiende hay que estar a la altura de las circunstancias. Quedarte pipón de comida y corto con el vino es un pecado imperdonable. Promediando el segundo plato, poné a refrescar este moscato bianco tardío y sacalo ni bien empiecen a asomar los dulces. Es un vino muy goloso y delicado, que va a sorprender a todos.

MARIDA CON: Panqueques con dulce de leche.

El dulce de leche, como el mate, tiene un origen disputado entre argentinos y uruguayos. Sobrepasando estas diferencias, podemos acordar que es un postre que enorgullece a ambos países y que tiene versiones en todo el Continente. Las notas de barrica de Henry casan muy bien con los panqueques haciéndole honor a su nombre colombiano: manjar.



 

FINCA SOPHENIA SAUVIGNON BLANC TARDÍO

(FINCA SOPHENIA - TUPUNGATO, MENDOZA) (94 PTS.)

Hay poquísimo tardíos de Sauvignon Blanc en las góndolas. Y eso se debe a que, generalmente, se busca un producto seco y aperitivo. Por suerte Sophenia se jugó e hizo este blanco dulce que, además de ser súper original, es delicioso. Las notas de durazno fresco y miel lo hacen un tardío muy interesante.

MARIDA CON: Postre Balcarce.

Un postre que tiene todo lo bueno del mundo: dulce de leche, merengue y castañas. La receta se creó en la ciudad homónima hace poco más de 60 años. Sin embargo, ya admite varias versiones, síntoma de que se volvió un clásico de la repostería argentina. Dale una vuelta de tuerca a este postre/torta y probalo con vino.





Comentarios