RANKING: 4 vinos para tomar con pizza

Hay una loca teoría que dice que la pizza va solo con cerveza. Y, aunque acá no queremos ir en contra de la popular bebida, hay que ser sinceros: maridar siempre igual es un poco aburrido. Es como si el mate sólo se tomara con bizcochitos, pero nunca con medialunas o con pan con manteca. Ampliar el horizonte gastronómico es hacerte más sabio y, también, un poco más feliz. Por eso, en Cuisine&Vins te recomendamos hoy cuatro vinos para comer pizza.

por ANA PAULA ARIAS


ESCORIHUELA GASCÓN SANGIOVESE

(ESCORIHUELA GASCÓN – AGRELO, MENDOZA) (93 PTS.)


Ya se sabe: la madre de todas las pizzas es la italiana. La masa finita y crocante, enorme a la vista, pero ideal para comer de forma individual es un clásico que los argentinos adoptamos con gusto. Para maridarla, este Sangiovese es una opción natural, por sus notas herbales y de aceitunas negras. Una napolitana con aceite de oliva y albahaca es una compañera ideal para este tinto con personalidad toscana.





DON JAVIER TORRONTÉS

(ALTOS LA CIÉNAGA – TAFÍ DEL VALLE, TUCUMÁN) (93 PTS.)


Tal vez esta bodega en Paraje La Ciénaga, a 2000 msnm, sea la joya mejor guardada de la zona. Su Torrontés tiene un estilo muy típico de los Valles Calchaquíes: con espectaculares notas de uva blanca y una magnífica acidez en boca que invita a beberlo de a sorbos largos. Es fácil pensar que este blanco casaría perfecto con una pizza de rúcula, piñones y pera Williams. ¡Ñam!





LUIGI BOSCA GRAND PINOT NOIR

(LUIGI BOSCA – LA CONSULTA, MENDOZA) (96 PTS.)


¿Quién dijo que una pizza party no puede tener glamour? Solo hay que elegir ingredientes un poco más sofisticados, una buena masa casera, un vino estupendo como el Luigi Bosca y ya está. Este Pinot Noir tiene unas notas estupendas de sotobosque y cerezas frescas, y va perfecto con una pizza media masa de hongos de pino, muzarela de búfala y queso Pecorino.





ROSELL BOHER BRUT 

(ROSELL BOHER – VALLE DE UCO, MENDOZA) (94 PTS.)


El espumante y la pizza es una combinación noventosa que nos recuerda a los desfiles de Giordano, al 1 a 1 y a Blockbuster; pero también es un maridaje perfecto. Pocas cosas casan mejor que una masa crocante y salada con un vino de burbuja fina y acidez elevada. Las notas de pan tostado y de ananá fresco que tiene este espumante son excelentes para balancear la grasa de la muzarela y preparar el paladar para un nuevo bocado.




Categoría Buena Vida

Comentarios