Piccolo en la Puerta: degustación y comida con el Club Cuisine&Vins

El lunes 23 de abril los socios del Club Cuisine&Vins fueron invitados a una exclusiva comida en el restaurante Puerta del Inca, en San Telmo, donde degustaron los mejores vinos de la bodega Piccolo Banfi.

En lo que fue el primer evento del Club Cuisine&Vins en 2018, agasajamos a nuestros socios y suscriptores con un inolvidable plan anti-lunes: los invitamos al restaurante de influencias peruanas Puerta del Inca, en San Telmo, para probar clásicos y novedades de la bodega Piccolo Banfi antes de disfrutar de una cena de pasos con platos de la cocina del chef Luis Hizo Martínez.

Las etiquetas degustadas fueron presentadas una a una (y mesa por mesa) por Diego Banfi, propietario de la bodega, quien mencionó el asesoramiento del reconocido Michel Rolland y la enóloga Gabriela Celeste, figuras clave en el desarrollo de este proyecto con viñedos en Agrelo, Mendoza.

Los vinos fueron cinco: el Cónclave Sauvignon Blanc 2016 -fresco, fácil de tomar y de marcada y balanceada acidez-; el Cónclave Reserva Cabernet/Cabernet 2016 -un interesante matrimonio entre Cabernet Franc y Cabernet Sauvignon vinificados por separado-; el Cónclave Reserva Malbec 2016 -frutado, con notas a tabaco y vainilla, caballito de batalla de la bodega-; el Cónclave Gran Corte 2015 -de destacada concentración y volumen en boca, con taninos firmes y armoas de frutos negros-; y el flamante Vía Flavia 2015, varietal de Petit Verdot de color intenso, rock & roll en la nariz, notas terrosas y un recuerdo mineral que lo hacen sofisticado y sensible.

Pasada la degustación llegaron los platos, que fueron acompañados armoniosamente por los vinos de los que hablábamos antes: como entradas había cebiche clásico de lenguado, causas coloniales con escabeche de langostinos y dados de queso azul y champignones; los platos principales fueron un salmón a la parrilla con verduras al wok, un saltado de lomo al pisco con papas fritas criollas y arroz (estaba increíble), y sorrentinos de jamón, ricotta, mozzarella y pesto. Los postres, finalmente, eran el clásico suspiro limeño y una mousse de chocolate.

Recomendamos pasar por Puerta Del Inca a probar su exquisita gastronomía; si van los viernes, pueden además aprovechar para hacer una visita guiada al histórico Pasaje Belgrano, hogar de Puerta del Inca y de un museo arqueológico que da cuenta del Buenos Aires del siglo 19.

Valoración

Asignar un puntaje a esta nota:

5

GOOD

Comentarios