Nacional y Premium

El alfajor. La golosina que reina en el paladar dulce argentino, con productos alta gama. Bols interpretó este sabor argento en un licor para el mercado mundial.

Foto: Ícono de la pastelería fina de la Argentina, Rogel

Bienvenida la calidad en los alimentos, la palabra ALTA se suma a GAMA y esto se ve reflejado en el precio, inevitable para cumplir con los estándares de calidad y en el producto. Así el consumidor percibe la diferencia con texturas, sabores y aromas, de frescura y la exige. Parece que esta premisa alcanza ya a varias opciones de la reina de los kioscos, el alfajor, pero en otro ámbito en las heladerías, delis y vinotecas. En las confiterías con la categoría de masa fina tiene, según el pastelero, sus sabrosos representantes. Aunque nace de la tradición hispana, en la Argentina se diseminó con gusto propio en las distintas regiones; relleno con frutas son los cordobeses y con dulce de leche los santafesinos, los de Mar del Plata, Santiago del Estero y Tucumán, provincias donde realmente hay ejemplos deliciosos y de alta calidad, hace tiempo. La realidad es que no hay rincón, donde este recuerdo dulce falte, para que el turista se tiente.

Hoy el alfajor, un gusto nacional, es parte de la trilogía dorada que goza de la preferencia nativa. Dulce, alfajor y helado, todos de dulce de leche. Estos productos son elegidos por los extranjeros para probarlos o llevárselos del país como alimento típico.

Buenos Aires, ciudad cosmopolita, tiene como su estandarte de la pastelería, una torta tradicional, que es, en realidad un alfajor grande, el Rogel. Convertido en un estilo de postre, con muchas capas y dulce de leche, no falta nunca en las cartas dulces porque el cliente se?ala su preferencia.

Los siguientes son los productos que están en el segmento premiun de los alfajores:
Desde hace 49 a?os, los Balbiani son los hacedores artesanales del ROGEL, propietarios de la marca y la compa?ía que cuida al producto más prestigioso de nuestra pastelería, amado por los paladares golosos de la Argentina. Es imposible no mencionar a este alfajor fino que integra los símbolos de la Patria Culinaria. En este caso la marca superó al producto y es un genérico. Porque rogel hay muchos, pero hay uno, el de los Balbiani que es el original. Charo cuenta que a pesar de algunas tecnologías, sólo amasan manualmente, el dulce de leche es especial -tiene una consistencia y humedad que controlan con rigurosidad- y el armado final también es a mano. Ricardo aclara que elaboran dos tipos de Rogel. El tradicional de 8 capas y un glaseado que le da estructura. Y hace 20 a?os incorporaron el Rogel blando con cobertura de merengue italiano, elegido para fiestas. Casi con medio siglo en manos de los Balbiani —Charo y Ricardo-, el Rogel auténtico llega al mercado con su valor artesanal intacto y con un giro de excelencia sublime. Pero no solo lo elaboran como torta, también hacen deliciosos bocados individuales; para el atraco.

Hace unos a?os la compa?ía MUNCHI’S, que elabora sus helados con leche de vaca Jersey, empezó a confeccionar también su dulce de leche. Era natural que teniendo sus vaquitas tan cuidadas y bien alimentadas, la leche podía lucirse muy bien. Por supuesto que esta delicia, marcó el camino para los alfajores de tapitas crocantes y mucho relleno dulce. Se pueden comprar en las casas Munchi’s. Son parte de las delicias para almacenar unos días o para comer en las mesitas de sus heladerías, con alguna variedad de café.

GUOLIS, originaria de Balcarce, busca conquistar el segmento de mayor exigencia del mercado. Con 6 gustos de alfajor-bombón: el Suave y el Intenso -de chocolate y dulce de leche-, el Extra Blend -chocolate, dulce de leche y corazón de frambuesa-, el Tentación -chocolate, dulce de leche y corazón de frutilla-, el Soft -chocolate, dulce de leche y corazón de manzana- y el Clásico -chocolate, dulce de leche y coco-. La fórmula Guolis, celosamente guardada, elabora el alfajor con chocolate de bombonería y con dulce de leche de la mejor calidad. Su corazón de fruta fresca provoca una diferencia entre “el primero y el segundo mordisco”, que hace las delicias de los alfajoreros adic. Una seleccionada red de distribución pondrá los Guolis al alcance de su público, en los mejores comercios de Capital Federal y particularmente en centros de la costa atlántica argentina. Los alfajores Guolis, provenientes de la cuna del automovilismo argentino, son alfajores de alta gama. Por eso están presentes en el Museo Fangio. Y por eso llevan estampada en su packaging la leyenda Ciudad de Balcarce.

CHUNGO, la tradicional heladería artesanal y cafetería con variada oferta, se suma a esta zaga de la pastelería autóctona para regocijarnos con un producto de excelencia. Un alfajor de masa de chocolate deliciosa, rellena con muchísimo dulce de leche y ba?ada en chocolate. Un bocado inobjetable. Su valor es de $ 6,50 y se consigue en todas las heladerías-cafeterías de esta compa?ía. No se pierda los smoothies —bebida a base de frutas con jugo de naranja natural. Esta casa con una fuerte herencia familiar de 35 a?os en la elaboración de helados en el país, suma entonces, a su línea actual de pastelería y bombonería, estos alfajorcitos absolutamente sabrosos. Comprometida en dar a sus clientes el mejor producto, Chungo es de las primeras heladerías que incorporó la norma internacional de calidad ISO 9001-2008 y desde 2007 tiene la certificación HACCP. En sus 19 locales, con esto busca ofrecer un helado artesanal de alta calidad.

NEGGO. El Gruppo Campari en la Argentina, además de hacer una fuerte inversión en su planta de elaboración, decidió trabajar en un licor Bols que represente el paladar nativo. De su investigación de mercado surgió naturalmente un sabor nacional. El vencedor de ese testeo fue el alfajor de dulce de leche, porque las estadísticas expresan que se comen 11 millones de unidades por día. Así esta compa?ía trabajó en una fórmula de calidad para obtener a NEGGO, el primer licor de alfajor del mundo, como dice el lema, con Sabor Argento. La búsqueda de ese paladar auténtico, llevó para los investigadores, más de un a?o de pruebas para obtener la fórmula final. Ahora su aceptación depende de la aceptación del consumidor que se puede encontrar en todas las edades. Es una bebida para tomar natural al final de una comida, en invierno para beber cerca de una chimenea después de alguna actividad deportiva o en los momentos de lectura por la noche, para terminar con un shot a la hora del té tardío y en verano como sabor de un helado, sin que pierda ninguna de sus cualidades de sabor originales.

Para la presentación en sociedad de Neggo llegó a Buenos Aires desde Holanda, el Presidente de Bols Internacional —Jacco Van Vliet-, el lugar fue el Puente Nicolas Avellaneda en La Boca y la noche fue intensamente fría, situación que permitió que Neggo se luciera por su sabor, textura y graduación alcohólica.

Valoración

Asignar un puntaje a esta nota:

0

GOOD

Comentarios