Herederos

Nacho Viale y Dominique Dujovne rescatan tradiciones familiares a la hora de presentar etiqueta propia.


Fotografía: Ramiro González.

La República Argentina no solo cuenta con los vi?edos más altos del mundo, en Salta y Catamarca. También cuenta con los más australes del planeta, en la Patagonia. Y las plantaciones de Mendoza, San Juan y La Rioja son valoradas especialmente en todo el globo por sus terroirs singulares. En el corazón de la tierra del sol y el mejor vino argentino, nace un nuevo emprendimiento vitivinícola: Bodega y Vi?edos Viale y Dujovne.

El tatarabuelo de Dominique, Daniel Varas Pereyra, fue uno de los primeros argentinos en obtener el título de enólogo tras realizar sus estudios en la prestigiosa Université Montpellier de Francia. De ahi en más, sucesivas generaciones familiares han sabido brindar excelencia y distinción en la elaboración de sus vinos. Así, la petit Dominique, de modo inocente, comenzó a abrazar el sue?o del vino propio desde su infancia. Sin saberlo, su auténtica vocación había nacido. Asume así, el desafio de continuar con su legado.

En el caso de Nacho, la pasión por el vino y su creciente interés por el mundo vitivinícola llegó de la mano de su abuelo Daniel Tinayre. Juntos recorrieron los vi?edos y chateaux más sofisticados de toda Francia e iniciaron la tradición de nutrir una gran cava que atesore grandes etiquetas.

Nuestra finca ha sido cuna de grandes vinos de anta?o. Todos fueron condecorados en numerosas oportunidades con prestigiosos galardones. Formaron parte de la selección que participó en la ceremonia protocolar del traspaso del Canal de Panamá y fueron elogiados por todos los presidentes del continente americano. Ahora nosotros retomamos con esta tradición., comenta Dominique. Rescatamos métodos artesanales a la hora de hacer nuestros vinos y los conjugamos con una visión más contemporánea del negocio. La nobleza de nuestros vinos se la debemos al terru?o de nuestra Finca La Paisana y la antigüedad de nuestros vi?edos, agrega Nacho. Juan Carlos Chavero, el experto enólogo tras el emprendiemiento le recuerda Finca La Paisana se encuentra ubicada al noreste de la Provincia de Mendoza, en el departamento de Santa Rosa, a 620 metros sobre el nivel del mar. Se trata de una zona desértica con una constante exposición al sol y gran amplitud térmica, que garantiza condiciones óptimas para el proceso de maduración de la vid y asegura la plenitud aromática de cada uno de los varietales.

La linea VYD está compuesta por vinos de gran complejidad en boca que prometen alta performance en el mercado.

VYD Cabernet Sauvignon 2010
Vista: color rojo rubí con tonos negros. Nariz: Aroma franco y varietal, marcadas notas a especias, con leves toques de chocolate y café. Boca: Untuoso con taninos suaves y maduros, final intenso que deja un recuerdo a pimientos rojos asados con finas pasas de uvas.

VYD Malbec 2010
Vista: Color rojo rubí con tonos violáceos. Nariz: Intensidad de frutas rojas, cereza, guinda y especias. Boca:  Untuoso, con taninos suaves y maduros, y un final largo con dejos a frutos negros dulces.

VYD Torrontés 2010
Vista: Acerado con tonos amarillos profundos y reflejos verdes. Nariz: De gran tipicidad, terpénico con notas claras a frutas tropicales y un toque mineral que termina equilibrado por sus destellos cítricos. Boca: fresca, con entrada dulce, media boca frutada y final longevo dejando notas cítricas y florales.

VYD Single Vineyard Chardonnay 2008
Vista: Acerado con reflejos amarillos leves y marcados tonos verdes. Nariz: Floral, con predominio de frutas blancas tales como la manzana, la ananá y el plátano, finalizando con claras notas de vainilla. Boca: Untuoso, con entrada dulce, marcadas frutas blancas terminando con leves cítricos en fnal de boca.

VYD VYD Single Vineyard Malbec 2008
Vista: Color rojo intenso con tonos azules y negros profundos. Nariz:  Frutado, predominan las ciruelas maduras y deshidratadas, notas especiadas con preeminencia de aromas terciarios que destacan su elegancia. Boca: Untuoso, denso, de cuerpo completo. En media boca especias, clavo de olor con leves notas a canela y reaparición de frutas rojas deshidratadas con taninos fuertes y maduros. Final dulce, complejo y de gran longitud.

VYD VYD Single Vineyard Cabernet Sauvignon 2008
Vista: Color rojo intenso con tonos negros. Nariz: frutado, con predominio de especias y pimientos rojos que revelan el varietal. Boca: Untuoso, denso, con imponencia del carácter varietal, presenta la complejidad del roble y la estructura de sus taninos fuertes y maduros.


Valoración

Asignar un puntaje a esta nota:

0

GOOD

Comentarios