Estos son los 5 chocolates más caros del mundo (aunque en los dos primeros hay una trampa)

Como hoy tenemos lluvia y el clima está pesado pero con tonos (¡al fin!) otoñales, nos anticipamos a sus ganas de chocolate con este top 5 de delirios imposibles.

Ya es bien sabido que hay gente dispuesta a pagar las más exhorbitantes sumas por las más extravagantes cosas. Hay gente, sí, que puede comer un chocolate que vale miles de dólares sin llorar. ¿Qué chocolate? Acá tienen algunos ejemplos extremos:

5. La Madeline au Truffe




Una rarísima trufa Perigord envuelta en un delicioso ganache de chocolate. Cada pieza cuesta U$S250; un kilo de estas pequeñeces tiene un valor superior a los U$S5300.

4. Chocolate + Swarovski




Esta producción exclusiva de Harrods en colaboración con la marca libanesa de chocolates Patchi incorpora a cada bocadito un par de cristales Swarovski. Cada caja cuesta U$S10.000. Los chocolates que comería Liberace si viviera.

3. El huevo de oro




Si en cada pascua maldicen al capitalismo por cobrar fortunas por un huevo de chocolate hueco y lleno de porquerías, aquí llega el Golden Speckled Egg para darles una nueva perspectiva: este huevo costó U$S10.000 en 2012, y no solo estaba repleto de detalles en oro comestible y relleno de trufas, sino que además fue el huevo de chocolate más grande del mundo. 

2. Frozen Haute




El Frozen Haute Chocolate se vende en el restaurante neoyorquino Serendipity 3 por la friolera de U$S25.000 y entró al Guiness por ser el postre más caro del mundo. Hay algo medio trucho acá, igual: el precio no sale tanto de los ingredientes sino del hecho de que se sirve en un copón adornado con oro y diamantes acompañado por una cuchara de oro de 23 kilates. Ambos objetos, claro, pueden ser llevados al hogar una vez que el comensal termina de deglutir el postre de chocolate, trufas y oro comestible.

1. Le Chocolat Box, de Simon Jewelers






Otro caso en el que el precio se debe al empaque y no al chocolate en sí: el tipo de cacao era una rareza, el sabor (dicen) increíble, pero la extravagancia en realidad era la caja, que incluía diamantes y otras piedras preciosas. ¿Cuánto? Un millón de dólares.

Valoración

Asignar un puntaje a esta nota:

5

GOOD

Comentarios