Dalila Puzzovio y el deslumbre: el arte llega al Club Cuisine&Vins

En el mes de arteBA, además de participar por entradas a la feria, nuestros socios del Club Cuisine & Vins van a recibir en sus casas tres vinos entre los que se encontrarán con una edición exclusiva y particular. El Deslumbre, corte Reserva de Cabernet Franc y Cabernet Sauvignon, es el primer vino firmado por la artista Dalila Puzzovio, y homenajea un concepto que entrelaza distintos puntos e hitos de su amplia y fabulosa trayectoria, cuyo más reciente eslabón es la participación de este multifacético personaje en arteBA 2019. Dalila escribió para la ocasión algunas palabras que dan cuenta de todo lo que hay dentro de esta muy especial botella.

texto de DALILA PUZZOVIO


Siento el Deslumbre como la idea de perpetuarse en el hedonismo más absoluto, aquel donde la sensibilidad se conmueve. Me han fascinado siempre las atmósferas que son difíciles de nombrar, que son misteriosas, y el vino muchas veces logra crear algo parecido; hace que la sensibilidad se alborote y en ese instante las mejillas se coloreen. Dimitris Kazantzakis consideraba que la vida es un "intervalo luminoso". Posiblemente "El Deslumbre" auspicie esa sensación.


Me ocurrió que luego de ganar La Bienal de Lima, Perú, me invitaran a casas de coleccionistas, mansiones deslumbrantes. Los más exquisitos coleccionaban piezas de cristal extremadamente frágiles, que para mí remiten instantáneamente a la incógnita de si resistirán un próximo movimiento sísmico; allí reside el poderío del coleccionista.


No hay clima más feérico que los viñedos, esas uvas hablarán más allá del horizonte. El Deslumbre nos permite sumergirnos en un planeta líquido, perfumado de tonalidades sugerentes. Nos permite perpetuarnos en aquel hedonismo absoluto que mencionaba antes. El silencio alborotado del vino es el resultado de esos cuidados que exige el viñedo; nunca han sido uvas errantes. Siempre han estado concentradas en producirnos y transmitirnos eso que llamo "El Deslumbre".



ACERCA DEL VINO


El Deslumbre es un corte Reserva 50% Cabernet Sauvignon y 50% Cabernet Franc: la primera de las cepas desciende de la segunda (y del Sauvignon Blanc), y se complementan entre sí como lo hacen el misterio y la luz en el universo creativo de Dalila. El Cabernet Sauvignon, por un lado, es amigo de los climas cálidos, aunque crece en todos lados, versátil y adaptable. Aporta tonos frutales, una acidez bien presente y un color profundo como el hedonismo que lleva al Deslumbre. El Cabernet Franc, por otro lado, es el espíritu suave y elegante del vino, y aquel que, a diferencia de su cepa madre, se lleva de maravillas con los climas fríos. Sus taninos son más finos, más amables, y es en más de un sentido la variedad más parecida al Malbec.


Ambas cepas son compañeras frecuentes en distintos cortes y bivarietales, y es que juntas resultan en vinos como El Deslumbre, en el que los colores y tonos de rubí son de lo más atractivos; las especias, los frutos secos y los tonos ahumados inundan la nariz; y la entrada dulce en boca, con taninos balanceados, hace que cada copa sea un mar de sabores frescos y persistentes. Se lleva bien con las carnes, con las pastas, con las verduras y con el queso; sobre todo, se lleva bien con el arte, la sensibilidad y ese concepto con el que Dalila Puzzovio nombró a este, su primer vino: El Deslumbre. 


Comentarios